¿Quién no recuerda los maravillosos veranos en el pueblo?

La libertad de los pueblos en verano se escucha a través de las carcajadas de los abuelos jugando la partida en la plaza, los frenazos de las bicicletas y el aire, perfumado de albahaca, colándose por las puertas abiertas.

Código Nuevo